BLOG

Créditos online: soluciones que potencian las Fintech

mayo 13, 2019

Las grandes tendencias tecnológicas se han insertado en los sistemas financieros forzandolos a modificar su modelo de trabajo, dando paso a una mayor inclusión financiera y transformando los servicios de la banca tradicional.

Es en este nuevo escenario se incorporan las empresas conocidas como Fintech o tecnológico-financieras, compañías que hacen uso de la tecnología para brindar sus productos y servicios. Tales empresas vienen creciendo a pasos agigantados alrededor del mundo; y aunque renuente, la Argentina no es la excepción.

En una nota del diario La Nación (2017) reseña que entre los años 2000 y el 2015 se redujo en un 34% el número de bancos minoristas que operaban en el país. A la par surgieron nuevas empresas del mundo Fintech, que para aquel entonces eran más de 50.

Para el cierre del año 2018, un estudio del laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reveló que ya eran 133 las empresas dedicadas a dar servicios financieros a través de medios digitales; poniendo sobre la mesa la oportunidad que tienen las Fintech argentinas de expandirse y posicionarse a nivel regional (Brasil se posiciona como el mayor mercado para este tipo de inversión en América Latina, seguido por Colombia y México. Argentina se ubica en el cuarto lugar).

Adicionalmente, resaltó que la categoría con mayor porcentaje de crecimiento es la que cubre la demanda de microcréditos. Este tipo de empresa Fintech ha logrado optimizar los procesos de adquisición y segmentación de los clientes, haciendo que el proceso de solicitud y otorgamiento de préstamos de dinero sea veloz (1 o 2 días) respecto a la banca tradicional (2 semanas o más). Hoy se pueden hacer préstamos personales a través de internet e incluso solicitar créditos online.

Dónde queda la experiencia del usuario

La revolución de las empresas Fintech no sólo ha impactado el modelo de trabajo de la banca tradicional, también ha influido en la forma en la que los clientes nos comportamos ante una entidad financiera. Los clientes queremos gestionar nuestras finanzas sin problemas y las Fintech tienen muchas más oportunidades en este aspecto gracias a su habilidad de adaptarse a la vida de los consumidores y, ofrecer productos mucho más ágiles, transparentes y sencillos. Sin lugar a dudas, las soluciones responden a las demandas que ha tenido el sector.

Ahora el usuario es el protagonista principal de este nuevo ecosistema. Si su experiencia es favorable, será el usuario quien decida compartir en los grupos a los que pertenece su testimonio. Adicionalmente se convertirá en embajador de la marca, logro significativo siendo el posicionamiento de la banca tradicional el mayor escalafón a conquistar. Por eso, que la experiencia financiera de estas empresas sea satisfactoria es el mayor desafío que una compañía puede tener por delante.

Ventajas de solicitar a una Fintech un crédito personal

Las Fintech se han especializado en ofrecer préstamos personales a través de internet; y su valor diferencial está en cómo se lleva la tramitación. A continuación compartimos algunos aspectos que identificamos como ventajas ofrecidas por estas empresas al momento de solicitar créditos online o créditos en efectivo:

1. Productos financieros más adecuados. Las Fintech están conscientes de las necesidades de los clientes, en consecuencia han diseñado productos que puedan beneficiarlos y se ajustan a sus necesidades.

2. Practicidad y simpleza. Para obtener un crédito personal con una Fintech no será necesario imprimir papeles, atarse a horarios de atención ni invertir en tiempos de traslado y espera.

El trámite es totalmente rápido y seguro dado que la información de tus finanzas será solicitada de manera digital, esto se traduce en que existe más flexibilidad para llenar la solicitud desde donde quieras y en el momento que quieras.

3. Nuevas líneas de crédito. Las Fintech son una nueva fuente de liquidez, muchas veces, independientes de la calificación crediticia que manejan los bancos.

4. Menores tasas. El uso de la tecnología le permite a estas nuevas empresas disminuir sus costos operativos, al no tener sedes físicas, por lo que las tasas a ofrecer serán siempre más competitivas que las que fijan la banca tradicional.

5. Transparencia y servicio al cliente. Una vez aprobado tu crédito, independientemente de su tipo, es normal que quieras responder algunas inquietudes tales como: ¿cuál es su estatus?, ¿cuánto has pagado hasta el momento?, ¿cuántos pagos te faltan?, ¿cuánto has pagado de intereses?, ¿dónde está tu contrato?, y ¿cuánto te ahorras si líquidas anticipadamente?

En este caso, si te manejas con una entidad financiera tradicional tendrás i) que esperar el estado de cuenta digital, ii) llamar al call center en busca de respuestas, o iii) acudir a una sucursal. Por el contrario con las Fintech estas respuestas están disponibles 24/7 en la página web, y en caso de que no entiendas algo puedes escribir un correo, acceder a un chat, o llamar para recibir apoyo.

6. Tecnología y tiempo de respuesta a tu favor. Los bancos demoran aproximadamente un mes en dar aprobación o no de un crédito. En cambio las Fintech tienen la capacidad de analizar tus datos y aprobar tu solicitud en cuestión de minutos. Con esta modalidad recibes tu prestamos online en el acto sin requisitos.

¡Las Fintech llegaron para quedarse!

Los consumidores hoy son más sofisticados; incluso los de productos financieros, quienes también demandan productos más a medida. El rol de la entidad financiera como proveedor de productos financieros evolucionará al de un facilitador de servicios; no estamos diciendo que la banca va a desaparecer a favor de las fintech, pero se abre la posibilidad de un mercado de colaboración entre ambos perfiles de entidades financieras.

Adicionalmente, es bueno decir que no todo es color de rosa y el camino tampoco está completamente cubierto. Para las Fintech sigue siendo fundamental invertir en estudios de usabilidad, así como validar que cada paso de los nuevos procesos sean simples y fluidos. Mientras tanto, disfrutemos del abanico de posibilidades que estas empresas tecnológicos-financieras facilitan en su camino de fidelizar y ganar más clientes —mejores tasas, mayor conveniencia, mayor transparencia, mejor experiencia de usuario y mayor rapidez.

No hay lugar para las dudas, las Fintech llegaron para quedarse y el crecimiento que han tenido hasta ahora es sólo el comienzo.